Beneficios de la soya en nuestra alimentación

Artículo publicado el Jueves septiembre 4, 2014 por admin

am_79215_4953972_434004

 

La soya es una leguminosa como el frijol, las lentejas, los garbanzos, etc. que cuenta con una característica muy importante: contiene proteínas de muy buena calidad. Ciertamente no llegan a reemplazar a la carne u otros productos de origen animal, pero al incluirla en la alimentación diaria, desempeña un papel importante en la reducción del colesterol contribuyendo de ese modo a la buena salud del corazón.

Un cambio en el estilo de vida (como comenzar a hacer algún deporte o ejercicio, comer más frutas y verdutas, etc) ayuda a prevenir infartos, parálisis y embolias, ejemplos de enfermedades cardiovasculares.

Investigaciones recientes sugieren que una alimentación baja en grasas y rica en proteína de soya, ayuda a reducir el colesterol, y con ello, también el riesgo de padecer una enfermedad del corazón. Otros estudios indican que consumir una taza de soya al día (120 g de soya hidratada y guisada) puede reducir los niveles de colesterol en sangre.
Se ha observado que ciertas propiedades encontradas en los alimentos que contienen soya, pueden ayudar a prevenir infartos y cuadros de embolia ocasionados principalmente por la aterosclerosis. Al parecer, la proteína de soya también está relacionada con la disminución de la presión arterial elevada (hipertensión).

Muchos alimentos que contienen proteína de soya se consideran beneficiosos por su elevado contenido en grasas polinsaturadas, fibra y vitaminas y minerales; asimismo, poseen un bajo contenido en grasas saturadas, que son las que en exceso nos puede elevar los niveles de colesterol (grasas saturadas y grasas trans).

La soya a podemos encontrar deshidratada, y si mezclamos esta con carne molida (al 25 o al 50 %) podemos hacer platillos como albóndigas, kibis, hamburguesas, empanadas, rellenos, etc. sin modificar el sabor de la carne y aprovechando todos los beneficios que mencionamos anteriormente.

Otra ventaja de la soya es que es muy económica (cuesta la tercera parte de lo que cuesta la carne) y rinde el triple, por lo que es un buena ayuda no solo para la salud sino para la economía familiar también.
Debido a esto, te invitamos a probar este alimento tan sabroso, nutritivo y saludable, y a procurar incluirlo en tu alimentación, no sólo como bebidas o polvos, sino en todas sus presentaciones.

M. en C. Rodrigo Silveira Puig, Nutriólogo Certificado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *